Ordenación Académica en Murcia, se posiciona metodológicamente

18.04.2014 20:12

Uno lleva ya unas cuantas horas de vuelo en cuanto a formación en competencias del profesorado (unas 400 horas como ponente en distintas modalidades y estamentos) y siempre que vas a un lugar para enseñar a trabajar las competencias, tienes que hacer la misma labor: convencer al docente de que la información que recibe es difusa y sólo se puede observar si uno es competente, resolviendo problemas reales (tareas y/o proyectos), y no resolviendo "supuestos prácticos" (PISA). Y se lo tienes que justificar mucho, y que vean tareas en vídeo, papel, por aire, tierra y mar..., pero aún así, lo que leen en prensa o se está viendo hasta la fecha en los libros de texto, le llevan por otros derroteros. La obsesión por este tipo de pruebas estandarizadas ha llevado a la esquizofrenia a muchos sistemas educativos, deseosos de "subir" nota, entrenándolas sin más. Está claro el adagio para quien quiere simplificar los problemas: Si controlo el termómetro, parezco sano. 

 

Y ustedes dirán: "Este tío me ha engañado porque no tiene nada que ver el titular con el artículo". Pues no. Me voy a explicar un poco mejor:

Hace un par de meses la Dirección General de Ordenación Académica contactó con un grupo de docentes, entre los cuales me encontraba, para desarrollar el decreto curricular murciano. Un par de reuniones fueron suficientes para determinar que la intención de la Consejería era apostar por metodologías innovadoras, y como resultado de ello, varias semanas después, ha salido a la luz un borrador que muestra algunas novedades.

Frente a paradigmas abstractos en metodología u otras consideraciones menos prácticas, el decreto murciano apostará por unas orientaciones metodológicas mucho más concretas y que determinan de forma bien clara la forma de trabajar las competencias:

 

Y el formato también será novedoso, ya que se organiza en una tabla en la que se entremezclan de forma relacionada los pilares curriculares de cada área:

Otra de las peculiaridades en este sentido es la prioridad en la consideración y calificación de unos estandares sobre otros, procurando que la gran mayoría de ellos hagan referencia a aprendizajes susceptibles de ser trabajados por tareas o proyectos:

Han sido días de trabajo agotador y de mucho debatir, pero creo que ha merecido la pena. Por ello, me gustaria primero agradecer a Ordenación Académica el haber contado conmigo para esa tarea, porque he aprendido muchísimo de mis compañeros y he comprobado el tamaño profesional y humano de quienes dirigen estos destinos. Y en segundo lugar, me gustaría pensar que esta es un punto de partida real, para tratar de cambiar en educación, a pesar de que (eso ya es opinión personal), el currículo siga teniendo demasiados contenidos que no sirven, heredados del real decreto de mínimos. 

Por todo lo expuesto, de ahora en adelante no tendré que convencer a nadie de las bondades de las tareas competenciales, porque la Consejería se ha posicionado metodológicamente. Algunos lo estábamos deseando.